Cami a Itaca amb Lluis Llach…

Vull compartir aquesta Cançó inspiradora de Lluis LLach … cami a Itaca

[http://youtu.be/hNVJpIRt_JQ]

Anuncios

Padre sólo hay uno, y hay que cuidarlo …

Esta galería contiene 6 fotos

En noviembre hará 7 años que ya no estas…  Me he acordado mucho de algo que siempre me repetías… hija mía, siempre pecas de ingenua. Cuando me lo decías, me reía y siempre te decía, pues tampoco me van tan mal las cosas, confiando y pensando que todo el mundo es legal, honrado y generoso…  Seguramente […]

Recuerdos …

– Nos encontramos y nos miramos.

– Pero me fijé yo en ti antes que tu en mí … y te observaba con tantas ganas que te despertaste de golpe.

– Era el destino y al día siguiente nos volvimos a ver….. aún estamos en Pamplona?. ( uffff … que ojos !!! )

Desde entonces hemos recorrido un trozo de camino juntos. Un camino marcado por la distancia pero también por el amor. Contigo he pasado los años más bonitos y felices de mi vida, has sido el príncipe azul de mi cuento particular. Me has aportado  muchas cosas y me has hecho sentir la mujer más amada y especial del mundo. Hemos compartido y aprendido muchas cosas juntos.

Me he pasado la vida estudiando para tener un porvenir mejor, sin saber que la mejor escuela es la de la vida. Cuando lo dejé todo por ti, no tenía recursos suficientes para afrontar un cambio tan grande y las circunstancias y el entorno tampoco ayudaron demasiado a que nuestro proyecto prosperara. Éste último año y medio ha sido muy intenso y he vivido muchas cosas y he aprendido un poco de la vida y no tanto de los libros. Ahora estoy haciendo cosas que siempre había querido hacer, pero que nunca me había planteado por tener una vida cómoda:  viajar sola, vivir contigo, estudiar y trabajar en el extranjero, compartir piso, conocer gente de todo el mundo . Nunca había tenido como objetivo aprender Inglés y ahora se ha convertido en mi principal objetivo sin saber muy bien porqué… aquí en Malta he encontrado un buen trabajo, y a parte de aprender inglés, el hecho de que vuelvan a confiar en mi es importante para alimentar mi ego, que des de hacía ya algún tiempo estaba un poco hambriento.

La lección que he aprendido durante todo este último año, es que todo es más fácil de lo que parece, y sobretodo y lo más importante a no tenerle miedo a los nuevos retos. Seguramente si todo esto lo hubiera hecho hace 10 años … ahora estaría viviendo contigo… nunca es tarde!!!

Aunque no ha sido fácil llegar hasta aquí, te tengo que agradecer que me ayudaras a dar el paso. Fue la decisión más importante de mi vida y de la que estoy orgullosa y de la que nunca, nunca me voy a arrepentir. Y ahora, aunque no estemos juntos, estoy feliz porque contigo he vivido un buen amor: un amor sincero, pasional, generoso, respetuoso y verdadero.

Hoy es tu cumpleaños y aunque volvemos a estar separados por la distancia, no lo estamos por el amor… FELICIDADES !!!

 

Perquè no ens agrada ser austers?

Després de dos dies a Malta i sense veure gaire el país, me n’he quedat enamorada… sobretot hi ha hagut una cosa que m’ha atrapat i ha estat la austeritat que es respira… ( la capacitat de renunciar a allò que és sobrer )… el país és ric i no està en crisis, però crec que és degut a que porten un estil de vida sense necesitar de masses coses, no viuen amb molts luxes … al carrer els cotxes que es veuen tenen una mitja de 10 anys, les construccions són senzilles, els carrers tenen els elements bàsics, la gent no és molt ostentosa, les tendes són com les que hi havien a Espanya als anys 70, les llaunes d’atún no tenen  l’abrefàcil i s’obren amb l’obrellaunes de tota la vida, fins i tot es parla del exterior auster de la seva catedral. En definitiva, no tenen la necesitat de estar continuament renovant-se i aparentar.

Pero ara em surgeix un dubte… està clar que la frase ‘renovar o morir’ té molt sentit en molts aspectes de la vida… però en quins?.. quan sabem que alguna cosa ha deixat de fer el seu ús i realment l’hem de canviar?… on està el límit?… realment val la pena renovar únicament per millorar?

Efecto halo

Hace poco leí una palabra que me llamó la atención. Se da tanto en la vida personal como en la vida profesional pero que nunca le había puesto nombre, se trata del efecto halo.

Busco en la wikipedia, diferentes definiciones, en diferentes campos:

  • En meteorología, un halo, es aquel efecto óptico originado por partículas de hielo las cuales refractan la luz y generan un espectro de colores.
  • En religión, el halo es el cerco de luz que rodea la cabeza o figura de un santo.
  • Se utiliza en Photosoph, pare designar a los diferentes efectos que les puedes aplicar a una imagen.
  • Pero la que más me interesa analizar, es la que se refiere al mundo de las relaciones personales y de la comunicación. El efecto halo es la que nos hace juzgar. Cuando notamos algo bueno en una persona, inmediatamente queremos conocer más sobre ella para encontrar otras cosas buenas. Del modo contrario, al ver en alguien una cualidad que nos disgusta, instintivamente nos alejamos porque suponemos que debe tener más aspectos negativos. Pasa todo el tiempo, aunque no seamos conscientes de ello; es lo que popularmente llamamos ‘feeling.’

A modo personal, reconozco que he actuado bajo los efectos del halo y he juzgado sin conocer, tanto positivamente como negativamente. De todas formas, siempre he sido consciente de ello, e intento que no me condicione. Es decir, si el susodicho/cha me da buen rollo, intento no poner en el/ella expectativas muy altas, a fin de evitar desilusiones. Pero si estas sensaciones son negativas, intento encontrar la parte positiva de esta persona dándole un voto de confianza. Es más, si esta sensación es negativa, creo que intento acercarme mas a el/ella y buscarle su parte positiva, que seguro que la tiene. Me gusta apostar por la gente.

Intento encontrar efectos positivos del efecto halo y no acabo de encontrarlos. No creo que sobrevalorar ni menospreciar sea bueno … creo que todo es más sencillo que todo esto y lo único que tenemos que hacer es apostar para que la otra persona dé lo mejor de si mismo/a y trata de ser consciente que creencias proyectas sobre los demás. Si tratas a alguien como un inepto, no te extrañe que actúe como un inepto y acepta tu parte de responsabilidad en ello.

¿Y tu… que manera tienes de dibujar el halo a las personas ? ¿ y a ti como te dibujan ?

esto tambien pasara …

Vull compartir amb vosaltres una bonica història que fa uns dies em va enviar una gran amiga. Espero que no t’importi que la comparteixi 🙂

Des de aquí et vull donar les gràcies per fer-me riure, gràcies per fer-me plorar, gràcies per escoltar-me, gràcies per entretenir-me, gràcies per creure en mi, gràcies per entendre’m, gràcies per motivar-me, gràcies per no jutgar-me, gràcies per estar, gràcies per ser com ets !!!!. Gràcies, Gràcies I Gràcies !!!

És una bonica historia que recomano llegir, tant pels que us trobéu en un moment feliç de la vostra vida, com pels qui estéu passant per una mala época …. aquí la teniu:

Hubo una vez un rey que dijo a los sabios de la corte:

– Me estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación total, y que ayude a mis herederos, y a los herederos de mis herederos, para siempre. Tiene que ser un mensaje pequeño, de manera que quepa debajo del diamante del anillo.

Todos quienes escucharon eran sabios, grandes eruditos; podrían haber escrito grandes tratados, pero darle un mensaje de no más de dos o tres palabras que le pudieran ayudar en momentos de desesperación total… Pensaron, buscaron en sus libros, pero no podían encontrar nada. El rey tenía un anciano sirviente que también había sido sirviente de su padre. La madre del rey murió pronto y este sirviente cuidó de él, por tanto, lo trataba como si fuera de la familia. El rey sentía un inmenso respeto por el anciano, de modo que también lo consultó. Y éste le dijo:

-No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje. Durante mi larga vida en palacio, me he encontrado con todo tipo de gente, y en una ocasión me encontré con un místico. Era invitado de tu padre y yo estuve a su servicio. Cuando se iba, como gesto de agradecimiento, me dio este mensaje. El anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al rey.

-Pero no lo leas -le dijo- mantenlo escondido en el anillo. Ábrelo sólo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la situación.

Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y el rey perdió el reino. Estaba huyendo en su caballo para salvar la vida y sus enemigos lo perseguían. Estaba solo y los perseguidores eran numerosos. Llegó a un lugar donde el camino se acababa, no había salida: enfrente había un precipicio y un profundo valle; caer por él sería el fin. Y no podía volver porque el enemigo le cerraba el camino. Ya podía escuchar el trotar de los caballos. No podía seguir hacia delante. Y no había ningún otro camino…

De repente, se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso: Simplemente decía “ESTO TAMBIEN PASARÁ”. Mientras leía sintió que se cernía sobre él un gran silencio. Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el bosque, o debían haberse equivocado de camino, pero lo cierto es que poco a poco dejó de escuchar el trote de los caballos. El rey se sentía profundamente agradecido al sirviente y al místico desconocido. Aquellas palabras habían resultado milagrosas. Dobló el papel, volvió a ponerlo en el anillo, reunió a sus ejércitos y reconquistó el reino. Y el día que entraba de nuevo victorioso en la capital hubo una gran celebración con música, bailes… y él se sentía muy orgulloso de sí mismo. El anciano estaba a su lado en el carro y le dijo:

-Este momento también es adecuado: vuelve a mirar el mensaje. -¿Qué quieres decir? -preguntó el rey-. Ahora estoy victorioso, la gente celebra mi vuelta, no estoy desesperado, no me encuentro en una situación sin salida. -Escucha -dijo el anciano-, este mensaje no es sólo para situaciones desesperadas; también es para situaciones placenteras. No es sólo para cuando estás derrotado; también es para cuando te sientes victorioso. No es sólo para cuando eres el último; también es para cuando eres el primero. El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: “ESTO TAMBIÉN PASARÁ”, y nuevamente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que celebraba y bailaba, pero el orgullo, el ego, había desaparecido. El rey pudo terminar de comprender el mensaje. Se había iluminado. Entonces el anciano le dijo: “Recuerda que todo pasa. Ninguna cosa ni ninguna emoción son permanentes. Como el día y la noche, hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la naturaleza misma de las cosas.”